sábado, 17 de febrero de 2007

El último suspiro

Todos hemos oido alguna vez que cuando la gente está a punto de morir ve pasar por sus ojos toda su vida en una fracción de segundo. Pues bien, el otro día, un compañero de la oficina me comentó que según había oido, ese mito tiene cierta base científica. A ver que os parece a vosotros.

Antes de morir pasamos por un estado similar al coma, en el cual el corazón ha dejado de latir. Por ello, la sangre del cuerpo no circula y tiende a acumularse en las zonas más bajas, que son la nuca y la espalda, ya que como es lógico el cuerpo se encuentra tumbado. Precisamente en la nuca se encuentra el lóbulo occipital, encargado de procesar las imágenes. Está demostrado que el cerebro mantiene la actividad un tiempo después de la parada del corazón, por lo que el lóbulo occipital, anegado de sangre rica en oxígeno, continuará trabajando hasta que agote ese oxígeno.

Eso explicaría porque rememoramos los recuerdos visualmente, y no de otro modo, pero ¿Porqué vemos toda nuestra vida y no solo los hechos más reciente? Pues porque otra de las regiones que siguen disponiendo de sangre es la corteza inferotemporal, zona responsable de la memoria a largo plazo.

Desconozco la veracidad de la teoría, pero por lo que he leido para escribir esta entrada, podría ser una explicación perfectamente válida. Que cada cual piense lo que quiera...

4 comentarios:

Sokar dijo...

Juer qué siniestro :P

Ya charlaremos en otra vida sobre lo que vimos en ese momento... o no

Sok

Anderulio dijo...

Y lo de las imagenes puede pasarte sin llegar a morirte ?¿

Es ke a mi me paso eskiando, ke me pegué tal hostia ke vi pasar komo flashes de mi vida (komo si lo pones a 3500x) mientras daba una voltereta en el aire y kaía kon la nuka en el suelo...

Luego me kedé inkonsciente.

Pedazo hostión ke me di!!!

Txapo dijo...

Me parece cháchara más que otra cosa.

Jax I dijo...

Es muy curioso el tema este de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM).

Hay una controversia del copón.

Hace tres años ví un documental que analizaba varios casos y aunque en la mayoría de ellos cabía una explicación científica (que no quiere decir que fuera cierta, sino que podría serlo), había un caso de un neurólogo que afirmaba sin reservas que esa persona tenía el cerebro apagado, que era imposible que tuviera los recuerdos que tenía...

http://www.nderf.org/Spanish/nderf_ndes_spanish.htm